Asepsia y antisépticos

antisepticos

    Para luchar contra los microbios peligrosos para la salud existen dos procedimientos: impedirles entrar en el lugar que se desea proteger o destruirlos cuando han logrado penetrar en el. La asepsia les impide el paso. Los antisépticos los mata.
    Los antisépticos, como el alcohol, la tintura de yodo, el éter y el agua oxigenada, destruyen los microbios. El empleo de estos productos reduce la infección y disminuye el peligro de contagio. En cirugía se practica la asepsia para prevenir cualquier clase de infección. Se eliminan los microbios de la sala de operaciones y de todos los objetos que se hallan en su interior gracias a la esterilización (mediante vapor, calor o rayos ultravioletas). El cirujano y sus ayudantes van vestidos con ropa aséptica y se cubren las manos y la cara con guantes y mascarillas esterilizados.