Origen de los molinos de viento

molino de viento
   Se ignora dónde fue inventado el molino de viento, pero se cree que la idea de esta máquina fue inspirada por las velas de los buques. Un navio puede nave­gar en ángulo recto con el viento, mediante una pequeña inclinación de sus velas. Del mismo modo, se puede hacer girar el aspa de un mo­lino de viento en círculo, aun cuando se la coloque perpendicularmente al viento. En su principio básico, la única diferencia entre una hélice y un molino de viento es la fuente de fuerza motriz. En el molino de viento, es éste la fuerza motriz que lo hace girar y mover la maquinaria.

   Los primeros molinos de viento se emplearon en Holanda en el siglo XII para desaguar las llanuras. En dicho país son los molinos de viento de dos tipos. Los del primero giran sobre un pequeño poste, mediante una palan­ca, o bien, se mueven automáticamente por el viento. El segundo tipo se llama molino holan­dés. Son éstos las pintorescas torrecillas ca­racterísticas de los campos de Holanda. En una época eran comunes en todos los circun­vecinos países llanos. Como las corrientes de agua son allí lentas, se impulsan los molinos de granos aprovechando la fuerza del viento. En Alemania hay molinos holandeses, en los que toda la torre puede girar en derredor haciendo frente al viento conforme éste cambia. En los de Holanda sólo gira la parte superior, y esto lo hace un pequeño molino de viento colocado al otro lado del techo del molino grande, y perpendicular a éste. Cuando empieza a fun­cionar pone en acción un mecanismo que im­pulsa la parte superior montada sobre peque­ñas ruedas. De ordinario, el esqueleto de las aspas es de madera, y se recubre de lona. Las aspas miden con frecuencia unos 11,5 ms. de largo.

   Otros tipos de más reciente construcción tienen aspas compuestas de listones de madera, los que se abren con los bordes al viento, si es necesario.

   El motor de gasolina, que es más eficiente, está ahora remplazando al molino de viento en Holanda. Molinos de viento perfeccionados se utilizan en muchas regiones áridas. Hay un ti­po de molino de viento que se hace casi total­mente de lámina de acero galvanizada. Tiene un timón que hace girar el volante de acuerdo con la dirección del viento. Los molinos de viento sirven como una fuente barata de fuerza motriz para bombear el agua de pozos, para re­gar campos y para abrevar ganado en los pas­turajes. Sin embargo, pequeñas unidades gene­radoras de fuerza eléctrica están remplazando a los molinos de viento en los sistemas domés­ticos de abastecimiento de agua.