¿Qué tipos de cremas hay?

Hay diversos tipos de cremas. A continución se detallan las particularidades de cada una.


Crema astringente. — Tanto en su apariencia como en su des­cripción se parece a la crema para masajes, con la única diferencia que tiene una consistencia un poco más dura. En algunas cremas astringentes, los compuestos a base de zinc, como el sulfato de zinc, constituyen un importante ingrediente. La crema astringente se emplea para borrar o neutralizar los efectos de la grasa en los cutis muy grasosos y para cerrar los poros muy abiertos. Por esta razón también se la llamó "crema para los poros". La crema astringente sin embargo, no puede variar ni el tamaño de los poros ni la actividad de las glán­dulas sebáceas. Si después de haberse lavado y secado cuidadosa­mente se usa crema astringente, se logra una apariencia de frescura en el cutis, pero este efecto es temporal. El empleo de esta crema en muy raros casos perjudica el cutis.


Crema base. — Es en esencia una mezcla de cera o de grasa y Óxido de zinc u óxido titánico al dos por ciento. Algunas clases hechas especialmente para cutis secos, tienen un pequeño porcentaje de lanolina.
Esta crema se usa principalmente para base de polvo facial; una ligera capa sobre la superficie de la piel permite que el polvo se adhiera más tenazmente. Una aplicación liberal de crema base es muy eficaz para cubrir ciertas manchas; desde luego encima de la crema debe aplicarse polvo facial.


Crema desvanecible. — Se distingue porque al frotarla sobre la piel se desvanece. Es clara y blanca y cuando se aplica una capa se observa muy delgada, resbaladiza y jabonosa porque contiene una clase especial de jabón. Esta crema se seca muy rápidamente y deja una ligera y viscosa capa sobre la superficie de la piel, la cual puede eliminarse fácilmente con agua. Esta crema es buena como base de polvo; aplícase también para limpiar la piel, utilizando una pequeña cantidad con la yema de los dedos y frotándosela muy ligeramente. Para quitarse el maquillaje aplicado sobre la crema desvanecible no es necesario usar "cold cream"; el agua hace desaparecer, tanto la crema como el maquillaje que está encima de ella.
La crema desvanecible también es útil como crema facial, en los cutis muy grasosos pues se mezcla bien con la grasa natural; además es útil en la época de calor, ya que no se derrite ni se corre. Esta crema puede frotarse en las manos y alrededor de las uñas antes de emprender las labores domésticas y trabajos de jardi­nería o de pintura, pues permite quitarse la suciedad después, más fácilmente.
Bn los casos de cutis muy sensibles o muy secos, la crema des­vanecible debe ser usada con mucha prudencia; si la piel se torna rojiza cámbiese de marca y si esto no le da resultado, descártela definitivamente.
Debido a su gran contenido jabonoso y acuoso, la crema des­vanecible se seca muy rápidamente en el envase; por esta razón el mismo deberá mantenerse cuidadosamente cerrado; además, hay que guardarlo lejos del calor y de lugares muy secos.


Crema hormonal. — Son preparaciones cosméticas elaboradas a base de una crema emoliente a la cual se le ha añadido una cantidad determinada de cierta hormona femenina conocida con el nombre de estrógeno.
Después de muchos años de experimentar este tipo de cremas en miles de mujeres puede decirse que en realidad son eficaces para retrasar la aparición de arrugas faciales y conceder mayor lozanía a la piel del cutis; en cambio, son de un valor muy dudoso para hacer desaparecer las arrugas cuando las mismas ya han apa­recido. Los estrógenos aplicados localmente en forma de crema, au­mentan la capacidad de las células de la piel para retener la humedad, producen un ligero engruesamiento de la epidermis y aumentan tam­bién la circulación y la elasticidad cutánea. Pero estos efectos bene­ficiosos sólo se observan en la piel que comienza a sufrir los efectos de la edad, pero no en la piel joven y normal; además, durante la juventud la piel femenina ya contiene hormonas suficientes que —fabricadas por los ovarios— llegan al cutis por medio de la sangre. Es sólo cuando el cuerpo disminuye la fabricación de hor­monas que deben substituirse por medio de aplicaciones locales. Por esta razón las cremas hormonales se aconsejan solamente para las personas que están entrando a la edad madura, pero su aplica­ción es completamente inútil en las adolescentes y mujeres jóvenes cuyo cutis es todavía terso y lozano.
Las cremas hormonales aplicadas a partir de los 35 ó 40 años no son de efectos inmediatos. Deben utilizarse con perseverancia durante semanas seguidas para que se manifiesten sus beneficios y si se suspende su aplicación la piel retorna a su estado original.


Crema licuable. — Es de un blanco opalescente, con aspecto céreo, fácilmente derretible a la temperatura del cuerpo, semilíquida y de consistencia grasosa. La crema licuable no debe fluir o gotear, pero sí, debe ser lo suficiente suave para proporcionar, cuando se aplica, un efecto aceitoso. Este tipo de crema no contiene agua; está hecha fundamentalmente a base de grasas y aceites.
La crema licuable se usa principalmente como limpiadora. Al aplicarla se debe frotar vigorosamente; después eliminarla con un pañuelo desechable. Como la crema licuable contiene más aceite que la crema limpiadora y que el "cold cream" y como, por otro lado, no contiene agua, es poco recomendable para las mujeres con cutis muy grasoso; si la piel en cambio, es áspera y seca, la crema licuable resultará como limpiadora, muy superior al "cold cream" o a la crema teatral. El color oscuro que se ve sobre el pañuelo desechable después de haber usado la crema, no siempre es sucio; este color se debe con frecuencia a la acción química del aceite mineral y de la parafina; no se crea, en semejantes casos, que se ha quitado toda la suciedad del cutis; sólo después de dos o tres apli­caciones, podrá tenerse la seguridad que la piel está completa­mente limpia.
En casos de acné, infecciones purulentas o puntos negros, la crema licuable no debe usarse bajo ningún concepto, pues empeo­raría la infección. Si una obrera por razón de su trabajo está en contacto con grasa, tampoco deberá usar la crema licuable para limpiar el cutis, pues es fácil que aparezcan los llamados "barros de aceite".
No obstante su contenido de aceites y grasas, la crema licuable produce en algunas personas una sensación de frescura; esto es especialmente cierto si la crema licuable contiene un gran porcentaje de grasas animales y vegetales.


Crema limpiadora. — Es muy semejante al "cold cream" pero más líquida que ésta. Se usa especialmente en los casos de cutis secos o muy sensibles a la acción irritante del jabón. La crema limpiadora es generalmente muy suave; se extiende con mucha faci­lidad debido a que contiene poca cera y muchas substancias grasosas. Se emplea principalmente para substituir el agua y jabón. Se aplica con las manos limpias, una cantidad liberal de crema y se frota; después se limpia la crema con un pañuelo desechable; repítase este proceso tantas veces como sea necesario, limpiando cada vez con un nuevo pañuelo desechable antes de volver a aplicar una nueva cantidad. La crema limpiadora es también muy eficaz para quitar la suciedad y el maquillaje.


Crema teatral. — Esta crema es prácticamente idéntica al "cold cream" y a la crema limpiadora. La crema teatral contiene general­mente una cantidad mayor de aceite mineral que el "cold cream". El nombre proviene del hecho de que los actores y actrices lo usaban en grandes cantidades en los camerinos de los teatros, para quitarse el maquillaje.