Igor Stravinsky, compositor revolucionario

   La primera música de ballet de Igor Stravinsky (17 de Junio de 1882 – 6 de Abril de 1971) inició una nueva tendencia musical de tonos extraños y complejos. No obstan­te, la descartó después y la substituyó por la forma clásica, sin que esto quiera decir que sujetara nunca estrictamente a normas su arte.
   Stravinsky nació en Oranienbaum, cerca de San Petersburgo. Su padre era un bajo importante en la Ópera Imperial. De niño, recibió lecciones de piano, pero el padre no alentó precisamente al muchacho a que hiciera de la músi­ca su carrera. Igor Stravinsky ingresó en la Universidad de San Petersburgo para estudiar la carrera de Dere­cho, pero siguió tomando sin interrupción lecciones particulares de música.
   Cuando tenía 19 años, Stravinsky conoció a Rimski Korsakov, el gran compositor ruso. Por indicación suya, abandonó Stravinsky el estudio del Derecho y se de­dicó por entero a la composición. Su primera obra importante fue un poema sinfónico llamado Fuegos Artificiales. Esta obra llamó la atención de Sergio Diaghilev, di­rector del Ballet Ruso de París. Diaghilev le encargó que escribiera música de ballet, y el artista compuso El pá­jaro de fuego, Petrushka y La consagración de la Primavera. Estas tres brillantes partitu­ras de Stravinsky fueron revolucio­narias en su efecto to­nal, y los críticos con­denaron violentamente al joven compositor. Pero otros músicos em­pezaron pronto a imi­tarlo.
   Después de la pri­mera Guerra Mundial, la música de Stravins­ky se hizo más austera y más nacional cada día. Casi toda ella se basaba en temas rusos. Después, en 1923, volvió bruscamente a las formas clásicas de los siglos XVII y XVIII. Edipo Rey (ópera), La sinfo­nía de los Salmos y Capricho se escribieron durante este período.
   En 1941, Igor Stravinsky se estableció en los Estados Unidos y solicitó la ciudadanía. En 1951, se estrenó en Venecia su ópera Los progresos del libertino.

Stravinsky

Igor Stravinsky