La torre inclinada de Pisa

   La torre de Pisa ha alcanzado celebridad, más que por su belleza arqui­tectónica, por la inclinación que ha ido adquiriendo con los años. Ac­tualmente se estudia el procedimiento que evite esta progresiva inclinación.
   Campanil de 55 metros de alto, cons­truido en mármol de Carrara, la torre de Pisa ofrece seis columnatas super­puestas formando galerías circulares. Lo corona un cuerpo cilindrico que al­berga un impresionante conjunto de campanas que suenan varias veces al día. La torre está inclinada hacia el sur, con una desviación de 4 metros entre su parte superior y la base. Hay quien cree que se trata de una inclinación for­tuita, resultado del hundimiento del suelo. Desde la terminación de la torre en 1350, su inclinación se acentúa 7 décimas de milímetro todos los años. Galileo aprovechó la inclinación de la torre de Pisa para realizar algunas ex­periencias sobre la caída de los cuerpos.