¿cómo funciona un reloj de pesas?

   Cada vez es más raro —y muy buscado por los aficionados y los comerciantes de an­tigüedades—, el venerable reloj de pesas, enderezado en su alta caja, a veces be­llamente decorado y que muestra tras el cristal el vaivén de la ancha luna de co­bre que lastra el largo péndulo. Con este reloj se abrió la era de la relojería mecá­nica. El motor no es más que una pesa atada a una cadena que se enrolla en torno a un cilindro cuando se da cuerda al meca­nismo. Al provocar el desenrollamiento de la cadena, la pesa hace girar el tambor. Esto produce el movimiento de las agujas, que, como en el reloj de péndulo, resulta uniforme gracias a las oscilaciones regu­lares de la péndola.