Asteroides y cometas

   Cuando se formaron el Sol y los planetas, que­dó una cantidad considerable de despojos. Mu­chos de estos forman la faja de cuerpos roco­sos conocidos como asteroides. A veces se separan fragmentos de asteroides o cometas y se convierten en meteoritos. Los meteoritos grandes pueden chocar con los planetas de­jando enormes cráteres. El cráter mostrado aquí está en Arizona. Tiene 1.2 kilómetros de diá­metro. La mayoría de los fragmentos que entran a la atmósfera de la Tierra, arden formando un destello brillante, llamado meteoro o estrella fugaz. Una cometa está formado de polvo que se mantiene junto gracias a un gas congelado. Cuando se acerca al Sol principia a evaporar­se, haciéndose brillante y parecido a una es­trella con "cola" larga.

Meteor Crater en Arizona