Un girocompás

un girocompás
   Los giróscopos son unos juguetes que poseen un volante que da vueltas. El eje del giróscopo puede mantenerse paralelo al eje de la Tierra. Esta misma propiedad se utiliza en los girocompases.
   Es sabido que una brújula (o compás señala siempre el norte. No obstante, la brújula es inservible en las proximidades de los polos magnéticos; por esta razón los aviones modernos no pueden recurrir a ella. En su lugar utilizan el girocompás cuyo volante es accionado a gran velocidad por un motor eléctrico. Por mucho que se mueva el avión, el eje giroscópico se man­tiene constantemente en la dirección en que ha sido colocado. No le afectan las perturbaciones atmosféricas ni las influen­cias magnéticas.