María Montessori

M. Montessori
   María Montessori (1870-1952). Pertenece al importantísimo grupo de médicos que, a comienzos del siglo XX, y principiando a tra­bajar con niños con necesidades especiales, preconizaron nue­vos métodos pedagógicos que se han aplicado después con éxito a todos los niños.
   La Dra. Montessori fue ayudante de la clí­nica de siquiatría de la Universidad de Roma y trabajó luego en la educación de niños con defi­ciencias. Conocedora de las teorías didácticas de Juan Jacobo Rousseau y de Froebel, elabo­ró las que después puso en práctica en su Ca­sa de los Niños. Las fundamentó en la autoeducación que, según ella, es la única educación posible y verdadera. El párvulo obtiene la experiencia para esa autoeducación por medio del juego, que es su natural activi­dad. Las maestras lo vigilan, lo dirigen y le ofrecen múltiples ocasiones de juegos educativos. Inventó la Dra. Montessori numerosas series de éstos, especialmente para el adiestramien­to de los sentidos: cuerpos sólidos de diversos tamaños y formas; madejas de seda y lana de color para educar la percepción visual del espa­cio y el color; marchas y ejercicios rítmicos para practicar su sentido del ritmo, etc.
   Sus teorías pedagógicas y el material di­dáctico para ponerlas en práctica alcanzaron auge considerable entre la 3a. y 5a. décadas del siglo XX. Se organizaron en todo el mun­do múltiples "escuelas Montessori".
Hoy existe la tendencia: (1) a combinar las teorías de Froebel con las de la Dra. Montes­sori en los centros parvularios, escuelas de párvulos, escuelas maternales, jardines infan­tiles o Kindergarten y, (2) a extender sus métodos a los primeros años de la escuela pri­maria, despojando a éstos de su extrema sis­tematización y ofreciendo al niño, en una atmósfera de libertad disciplinada, mayores ocasiones para la autoeducación.