El éxito de los helicópteros

   El helicóptero, que es el más joven de los aparatos aeronáuticos, está siendo empleado cada vez más en casi todos los campos de activi­dad. Su éxito se basa, sin duda, en su versatilidad, ya que combina algunas de las cualidades que eran típicas de los dirigibles con otras que son propias de los aeroplanos. Decisiva es sobre todo su capaci­dad de despegar y aterrizar verticalmente, utilizando un campo de ma­niobras muy reducido. Esto le permite intervenciones prác­ticamente ilimitadas en toda clase de situaciones: salvamentos en lu­gares inaccesibles, como montañas, heleros o pequeñas islas perdidas en el mar; rápidos desplazamientos que pueden permitir el estableci­miento de puentes aéreos en situa­ciones de emergencia; vuelos ba­jos a escasa velocidad para la fu­migación de zonas boscosas con substancias antiparasitarias; etc.