¿Cuál es la función de la flor?

edelweiss
flor del edelweiss
   En los vegetales superiores, la flor es la parte sexual de la plan­ta, y los órganos más importantes de la flor son los estambres, cuyas anteras o sacos poliníferos contienen el polen, que es el conjunto de gametos masculinos.
   El pistilo contiene los óvulos en un carpelo cerrado, carac­terístico de las plantas superiores: éste es el órgano feme­nino.

   Estos órganos están protegidos por dos estructuras que los cir­cundan: la corola formada de pétalos, a menudo de colores y más al exterior el cáliz, que está compuesto de sépalos general­mente verdes.

   Hay numerosas variaciones que permiten diferenciar a los gru­pos, las familias o los géneros; pueden faltar algunos elementos: ya sean pétalos o sépalos o solamente una escama, como entre el sauce, el roble y el avellano.

   Las flores pueden ser solamente masculinas o femeninas; se di­ce que la especie es monoica si los dos tipos de flores nacen en la misma planta y dioica, si sobre plantas diferentes. Las flores pueden estar reducidas a un solo estambre o un solo pistilo, como en el caso de los carrizos. Además, rara vez están solas como en el tulipán, planta que sólo tiene una flor. Por lo ge­neral están reunidas en grupos llamados inflorescencias: en ra­cimo como el dragón, en cima como la miosota, en espiga como el trigo y el cabezuela como la mayoría de las compuestas como la margarita o el diente de león.

   Es interesante notar que las flores se agrupan en la inflorescen­cia y ésta acaba por parecer una sola flor, como el caso de las margaritas, que a su vez se agrupan en inflorescencias más grandes. Estos grupos de cabezuelas se pueden encontrar reu­nidos en una falsa flor, como en el caso del edelweiss, cuyas ca­bezuelas forman minúsculas pelotas vellosas, rodeadas por brácteas igualmente vellosas, que imitan los pétalos de una flor. El tamaño de las flores varía mucho. En las cabezuelas del edel­weiss, las flores no sobrepasan un milímetro. Por el contrario, en la selva de Indonesia, existe sin duda la flor más grande que se conoce: tiene un metro de diámetro; es la rafflesia (planta parási­ta).