Primeras calculadoras con pantalla LCD

   A finales de los años sesenta comenzó la carrera de las calcu­ladoras electrónicas. Entonces, las pantallas que mostraban los dígitos estaban compues­tas por diodos emisores de luz (LEDs), que consumían mucha energía. Aunque desde el siglo XIX se conocía el cristal liquido, no se le había encontrado utilidad. Un par de compañías tenían prototipos con LCD (pantalla de cristal líquido), pero los aparatos era muy grandes, pesados y usaban corriente alterna. Un equipo de la compañía Sharp, en Japón, encontró una solución. Una noche Isamu Washozuka, líder del proyecto, dejó abierto un frasco con cristal líquido antes de irse a casa. A la mañana siguiente en la superficie del líquido había una fina capa de polvo, pero en vez de tirarlo, decidió experimentar con él para estudiar sus propiedades, y descubrió que el polvo mejoraba la conductividad de la electricidad. En 1973 la calculadora de bolsillo Sharp EL-805 fue la primera del mundo en utilizar pantalla LCD y sistema COS, o cristal en sustrato.