¿La colocación de la cama influye en la salud?

   Una creencia popular aconseja que coloquemos la cabecera de nuestra cama orientada hacia el norte magnético a fin de evitar molestias en nuestro organismo. La causa de estos supuestos malestares estaría en el campo magnético terres­tre. Se trata de una afirmación sin fundamento científico. Si bien es cierto que numerosos seres vivos, incluyendo aves y mamíferos, son capaces de percibir el campo magnético, no hay ningún indicio de que éste afecte nuestra salud. Tales ideas parecen tener, más bien, un origen religioso, como en el caso de los musulmanes, cuya cama debe mirar hacia la ciudad sagrada de La Meca, o el de los seguidores del feng shui, que colocan el mobiliario según una disposición derivada de ideas sobrenaturales new age.