Francisco I. Madero

Francisco I. Madero
   Francisco I. Madero (1873-1913). Político mexicano, nacido en la hacienda "El Rosario" cerca de Parras, Coahuila. Para atender los negocios de su familia, una de las más acaudaladas y antiguas del norte de México, hizo estu­dios especiales en los E.U.A. y en Francia. A su vuelta implantó sus conocimientos, aplicándolos a nuevos sistemas administra­tivos y agrícolas en las empresas familiares, y publicó un estu­dio sobre el embalse y repartición equita­tiva de las aguas del Río Nazas, que le valió los parabienes del go­bierno.
   Para intervenir en la lucha por el cargo de gobernador de su estado, ayudó a constituir en 1903 un club político en cuyo órgano semanal, El Demócrata, difundió sus ideas de defensa de los derechos humanos.
   También se reveló eficaz orador contra la dictadura de Porfirio Díaz y la perpetuación de éste en el poder. Francisco I. Madero publicó a principios de 1909 el libro La sucesión presidencial en 1910 en que planteaba el problema del mili­tarismo y combatía la reelección.

   El Partido Antirreleccionista lo nombró can­didato a la presidencia del país, y la fogosa exposición de sus ideas durante la campaña le mereció que se lo llamase "apóstol de la demo­cracia"; pero el gobierno lo arrestó bajo el cargo de incitación contra las autoridades e insultos a las mismas. Llevado preso a San Luis Potosí, Madero escapó, y desde San Antonio, Texas, E.U.A., proclamó (6 de oct. de 1910) el Plan de San Luis, en el que declaraba nulas las elecciones de ese año, incitaba a todos los mexicanos a levantarse en armas el día 20 de noviembre para derrocar al gobierno y pro­metía la celebración de nuevos comicios. La revolución estalló de hecho el 18 al ser invadida por los gendarmes la casa de la familia Serdán en Puebla y ser sacrificados sus moradores. Pascual Orozco y Francisco Villa dieron ím­petu al movimiento en el norte del país. A la caída de Ciudad Juárez en manos de los revo­lucionarios, el gobierno mexicano entabló negociaciones que culminaron con la abdicación del presidente Porfirio Díaz.
   Madero, en el mandato interino de Francisco León de la Barra, lanzó su candidatura a la presidencia y triunfó arrolladoramente en las elecciones. Tomó posesión el 6 de nov. de 1911, pero la disolución del Partido Antirreleccionista, la ambición de algunos revolucionarios, los conflictos por cuestiones de tierras, la prensa hostil y la aversión del embajador nor­teamericano Henry Lañe Wilson, todo sumado a las rebeliones de Orozco, su antiguo aliado, de Félix Díaz y de Bernardo Reyes, hizo crisis en el cuartelazo de 1913. Madero tuvo que confiar el mando de las fuerzas armadas a Vic­toriano Huerta, quien lo traicionó y, tras obli­garlo a renunciar a la presidencia, ordenó asesinarlo.