El hermoso tilo

   Son los tilos árboles de hermoso por­te distribuidos por las regiones templadas y montuosas del Hemisferio Septentrional. Ve­getan en Europa, Asia y América del Norte. De crecimiento rápido, llegan con frecuencia a tener de 20 a 30 metros, con su copa muy espesa y follaje muy denso, de un intenso color verde. Sus hojas tienen por encima un tono verde obscuro, en contraste con el pla­teado de su cara inferior, lo que contribuye a la gran belleza de estos árboles.

   Son muy utilizados como ornato o en pla­zas, calles y jardines; en algunos países, se acostumbra plantarlos en las tumbas. Muchas tradiciones corren acerca de ellos: entre los países germánicos antiguos del centro y norte de Eu­ropa, eran árboles sagrados, en derredor de los cua­les, se reunían los pueblos y las tribus deliberaban.

   Florecen de mayo a junio y están adornados de bellas y delicadas flores de color crema, muy oloro­sas. Sus frutos redondos son de un color verde gri­sáceo; contienen generalmente una sola semilla y no se abren en la madurez; se desprenden juntamente con la bráetea adherida a los cabillos que lo sostie­nen, la cual contribuye a su diseminación.

   La madera del tilo es muy estimada por ser blan­da y prestarse a una talla fácil, lo que hace que se use mucho en ebanistería. Debajo de la corteza, pue­den existir fibras, que se utilizan en algunos países para hacer toscos tejidos.

   En América, sobresale por su porte y majestad el llamado tilo negro o del Canadá. Existen hasta 20 especies de tilos americanos. A las flores de éstos árboles, acuden las abejas, que fabrican con su néc­tar una exquisita miel.

   El tilo de Europa se cultiva desde muy antiguo, pero no tiene ni el porte ni la prestancia de las es­pecies americanas; esta especie es la que ha dado nombre a la famosa avenida de Berlín que lleva el nombre de linter den Linden (bajo los tilos).

   El tilo del Canadá corresponde a un árbol de la familia de las tiliáceas cuyo nombre científico es Tilia americana; su corteza es de color pardo obscu­ro, acanalada y escamosa. Las hojas miden de 8 a 10 centímetros de longitud; son ovaladas y con su ápice puntiagudo; de color verde obscuro por enci­ma, lisas, lustrosas y de un color grisáceo blanque­cino por debajo. Las flores son de color crema, muy olorosas, y forman corimbos; los frutos, redondea­dos, con un pequeño saliente en el ápice y con cinco costillas que lo recorren longitudinalmente. Del mis­mo grupo y familia es el yute, planta textil impor­tante por sus fibras resistentes, del Archipiélago Malayo y de otras regiones tropicales.

   El tilo europeo más común es la Tilia platyphylla, que puede llegar a vivir hasta mil años. El yute corresponde a diversas especies del género Corchorus. Tilos y yute corresponden a la familia de las tiliáceas.

   Con las flores secas de los tilos, se hace una in­fusión sedante.