¿Cómo funciona una brújula?

una brújula
   ¿Fueron los chinos quienes inventaron la brújula? En un diccionario etimológico compuesto en China en el siglo ll de nues­tra era, en el término imán encontramos la siguiente definición: "Nombre de una piedra con la cual se da la dirección a una aguja."

   En aquella época, la proa de los carros imperiales llevaban unas estatuillas mag­néticas móviles, cuyo brazo extendido señalaba constantemente el norte. En el siglo XIII, Guyot de Provins, que recorrió Europa como trovador, en un poema satírico titulado Ma Bible hacía mención de una "piedra fea y negrita" que los marinos utilizaban para frotar con ella una barra de hierro que colocaban acto seguido sobre dos aristas de paja. Éstas flotaban en la superficie del agua contenida en una vasija semi llena. De esta costumbre parece que se derivó el nombre, hoy poco usado, de "calamita" (de calmusa = bálago) para designar a este dedo índice flotante, animado por ocultas influencias...

   Tendría Einstein cinco años cuando, un día, su padre le mostró una pequeña brú­jula de bolsillo que le impresionó en gran manera. ¿Qué podía ser lo que influía so­bre la aguja, obligándola a orientarse siempre en la misma dirección? Aquélla fue una de las impresiones que, más tar­de, habían de llevar a Einstein a meditar sobre las misteriosas propiedades del espacio vacío. No intentaremos explicarlo. Si la aguja actúa de este modo es porque está iman­tada y la Tierra es, también, un enorme imán. Por tanto, la aguja se encuentra siempre dentro de un campo magnético, bajo cuya influencia gira una de sus pun­tas hacia el polo norte magnético y la otra hacia el polo sur magnético, los cua­les no coinciden con los polos geográficos, aunque se hallan muy cerca de éstos. Cuando el eje de la brújula está co­locado verticalmente. que es la posi­ción normal de las brújulas de uso co­rriente, el instrumento permite medir la declinación en un determinado lugar; es decir, el ángulo variable que forman el meridiano magnético y el meridiano geo­gráfico. Cuando el eje está colocado horizontalmente, la brújula es de inclinación y permite medir el ángulo que forman, en un lugar determinado, la dirección del campo magnético y el horizonte.