¿Cómo pueden respirar los buzos bajo el agua?

Desde el siglo XIX los científicos habían intentado crear un aparato que les per­mitiese respirar a los buzos sin depen­der del suministro exterior de aire. Pero no fue sino hasta 1943 cuando el nave­gante francés Jacques-Yves Cousteau y su colega Emile Gagnan inventaron el aqualung (equipo de respiración autóno­ma). Cousteau lo usó para bucear a 60 m de profundidad.


Aqualung