¿Qué relación tiene el pavo y el «día de acción de gracias» estadounidense?

    El pavo constituye para los habitan­tes de los Estados Unidos una es­pecie de plato nacional, y no falta nunca en las comidas tradicionales, sobre todo en la del «día de acción de gracias». Esta fiesta se celebra todos los años para conmemorar el lejano día en que los primeros colonos europeos desembarcados en las costas americanas, sufrieron es­casez de provisiones y consiguieron no morir de hambre gracias a los pavos. Los colonos se adentraron en los bosques buscando algo que comer, y se encontraron con nume­rosas manadas de estas aves de gran tamaño que vivían en estado salvaje. Esto les permitió regresar a sus cabañas cargados de comida. Desde entonces el pavo fue tenido siempre en gran consideración.
    En Europa se introdujo a principios del siglo XVI. Con su cabeza sin plumas y sus rojas barbas, es fá­cilmente identificable entre todas las aves de corral. Su tamaño ha ido aumentando a medida que se han mejorado las razas, gracias a la selección y los cruzamientos. Hoy en día un buen pavo de cría puede llegar a medir hasta un metro vein­te si es macho, y algo menos si es hembra. Se comprende por tanto que la cría de pavos resulte muy rentable. En la actualidad, ésta se ha convertido en una auténtica in­dustria, desarrollada a gran escala. En los bosques de los Estados Uni­dos existen todavía pavos salvajes: son de un tamaño algo inferior a los domésticos, y viven en grupos numerosos.