¿Cuál es el trampolín más alto del mundo?

   El trampolín más alto es una roca escarpada de Acapulco, conocida como La Quebrada, que se alza a 36 metros sobre el ni­vel del agua marina. (En las albercas, los trampolines de compe­tencia más altos alcanzan sólo 10 metros de altura.)
   En Acapulco, saltar desde lo alto de esa roca es un verdadero oficio: unos treinta clavadistas profesionales saltan cada día, an­te turistas que se estremecen de miedo.
El pe­ligro de saltar es triple: en primer lugar, como la roca no es recta (se adentra 7 m en el mar) los clavadistas deben impulsarse bastante lejos para no chocar con ella; luego hay que calcular bien para no caer sobre los arrecifes; por último, en ese lugar el mar no tiene más que 3.65 m de profundidad y únicamente una buena técnica permite no estrellarse en el fondo.
    Antes de ejecutar el "salto mortal", los clavadistas rezan una oración en la capilla situada en lo alto de la roca y luego se lan­zan al vacío, rememorando una vieja tradición azteca.