Las máquinas complejas

9 de agosto de 2011

La maquinaria consiste de máquinas complejas. Tales máquinas complejas pueden ser definidas como dos o más máquinas simples conectadas entre sí. Hay seis máquinas simples: la palanca, la rueda, el eje, la polea, el plano inclinado, la cuña y el tornillo. Estas máquinas simples las usa el hombre para hacer diferentes tipos de trabajo como levantar, transportar, atornillar, tirar y cortar. Una combinación de dos o más máquinas simples es una máquina compleja. Las máquinas más complejas están diseñados para hacer un tipo especial de trabajo.

Una de las máquinas complejas más fáciles de entender es el engranaje. Un engranaje se compone de dos ruedas simples con ejes, colocadas una junto a la otra. Cuando una rueda gira hace que la otra gire a su vez. Por lo general, las ruedas son de diferentes tamaños, y tienen dientes en sus bordes para evitar resbalones. El engranaje más pequeño se mueve más rápido, con menos fuerza de giro, mientras el engranaje más grande se mueve más lentamente, pero tiene más fuerza de giro. Cada vez que el engranaje pequeño da un giro completo, el engranaje grande sólo gira una fracción de su propia circunferencia. La rueda grande y su eje son más lentos, pero pueden elevar algo más pesado o darle la vuelta a algo demasiado duro para el eje de la rueda pequeña. Los engranajes cilíndricos helicoidales poseen dientes inclinados respecto al eje de rotación de la rueda. Esto hace que puedan transmitir potencia entre ejes paralelos o que se cruzan en el espacio formando cualquier ángulo.

Los engranajes se utilizan en relojes, automóviles, motores, trenes, y muchas otras máquinas complejas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Seguidores

sitemeter

About Me

Mi foto
Heinrich Fl.
Ver todo mi perfil

Índice

¿Sabías que..?


LA ENERGÍA DEL SOL
El Sol libera mas energía en un segundo que toda la energía consumida por la humanidad desde el inicio de la historia.

--------------

DOS PIES IZQUIERDOS
Aunque parezca increíble, antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales, lo cual debía ser bastante incómodo.