¿Qué hace un apicultor?

22 de febrero de 2015

   En las regiones donde abundan las flores, el apicultor se dedica a explotar colmenas, con vistas a la producción y venta de la miel, la cera y la apreciada jalea real.
   Las explotaciones rentables tienen numerosas colmenas, dispuestas en emplazamientos bien orientados, abundantes en flores y donde los insectos no constituyen un peligro para los habitantes de los alrededores. El apicultor (también conocido como colmenero) experimentado utiliza colmenas modernas, en cuyas celdillas móviles introduce cera prefabricada a fin de obtener de las abejas un elevado rendimiento en la producción de miel. En el otoño, tras haber ahumado los insectos, les quita toda la miel que no les es indispensable para su supervivencia durante el invierno y las pone al abrigo del frío. El curioso imprudente puede llevarse una desagradable sorpresa, pues las picaduras son dolorosas y, a veces, mortales. El cuidado de las abejas, la vigilancia de las colmenas, el tratamiento de los productos y su comercialización plantean numerosos problemas.

La "Marcha triunfal" de Rubén Darío

15 de febrero de 2015

«Allí donde terminan las palabras, empieza la musica», ha dicho un celebre compositor. Sin embargo, no es del todo cierto, pues hay poesías que contienen una musicalidad tan patente que parecen una partitura en la que las palabras serían las notas, los versos los acordes y la rima el compás; he aquí un ejemplo de como un poeta ha logrado apresar en sus versos la imagen de un desfile militar valiéndose del sonido y del ritmo; se trata del gran poeta nicaragüense Rubén Darío, y su poesía, muy conocida, se llama Marcha triunfal:

¡Ya viene el cortejo!
¡Ya se oyen los claros clarines!
¡La espada se anuncia con vivo reflejo;
ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines!
Ya pasa debajo los arcos ornados de blancas Minervas y Martes,
los arcos triunfales en donde las Famas erigen sus largas trompetas,
la gloria solemne de los estandartes
llevados por manos robustas de heroicos atletas.
Se escucha el ruido que forman las armas de los caballeros,
los frenos que mascan los fuertes caballos de guerra,
los cascos que hieren la tierra,
y los timbaleros,
que el paso acompasan con ritmos marciales.
¡Tal pasan los fieros guerreros
debajo los arcos triunfales!
Los claros clarines de pronto levantan sus sones,
su canto sonoro,
su cálido coro,
que envuelve en un trueno de oro
la augusta soberbia de los pabellones.
Él dice la lucha, la herida venganza,
las ásperas crines,
los rudos penachos, la pica, la lanza,
la sangre que riega de heroicos carmines
la tierra;
los negros mastines
que azuza la muerte que rige la guerra.

No todas las poesías de Rubén Darío tienen la fuerza y el vigor de esta Marcha triunfal. Compuso también versos de una delicada intimidad, pues este gran poeta asimiló todas las corrientes literarias de su tiempo -el simbolismo, el parnasianismo, el romanticismo, el realismo- y las fundió en una sola, superando muchas de ellas y llegando a crear un movimiento poético —el modernismo —, que tendría como base la espiritualidad y la toma de conciencia de los problemas americanos y españoles. Darío fue, además, un innovador del lenguaje poético, al que doto de colorido y sonoridad.

Rubén Darío nació en Metapa (Nicaragua) en 1867. Fue el creador del modernismo. Entre sus obras destacan Azul, Prosas profanas, El canto errante y Cantos de vida y esperanza. Murió en León de Nicaragua en 1916.

Veinte mil leguas de viaje submarino

8 de febrero de 2015

   El 24 de Julio de 1958, el submarino atómico Nautilus partió de la base de Honolulú con 116 hombres a bordo. El 13 de agosto del mismo llego a Portland (Gran Bretaña), tras haber navegado por debajo del casquete polar ártico y haber recorrido 2900 kilómetros. Cien años antes, en la imaginación del novelista francés Julio Verne, otro submarino, llamado tambien Nautilus, había realizado ya un viaje similar, navegando 20000 leguas por debajo del océano y cruzando por debajo de los hielos del Polo Sur. No deja de ser asombroso que Julio Verne pudiera predecir y adivinar en pleno siglo XIX muchos adelantos e inventos científicos que en su época parecían únicamente fantasías propias de la imaginación de un literato. Veamos, por ejemplo, el argumento de su novela Veinte mil leguas de viaje submarino:
   El profesor frances Aronnax representa a su país a bordo del Abraham Lincoln, buque que va a intentar destruir un monstruo marino que ya ha hundido a varios barcos.

 
 
 

Seguidores

sitemeter

About Me

Mi foto
Heinrich Fl.
Ver todo mi perfil

Índice

¿Sabías que..?


LA ENERGÍA DEL SOL
El Sol libera mas energía en un segundo que toda la energía consumida por la humanidad desde el inicio de la historia.

--------------

DOS PIES IZQUIERDOS
Aunque parezca increíble, antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales, lo cual debía ser bastante incómodo.