Los molinos de viento y de agua

   Molino de viento
   Hacia el año 1000 aparecieron, en Persia, unos artificios mecánicos constituidos por unas aspas montadas sobre un eje que movía una muela. Estos molinos, adoptados luego por los árabes, llenaron de admiracion a los cruzados, que trajeron la idea a Europa.

   El empleo del molino de viento planteaba problemas más complejos que el molino de agua. Aunque la energía hidráulica no es constante en su caudal, en cambio si lo es en su dirección. Para aprovechar el viento, es preciso orientar las aspas de forma conveniente, y para ello existen dos soluciones posibles: hacer que toda la instalación gire sobre un eje vertical, y en este caso los molinos se construían con madera, o bien hacer movible únicamente el casquete que lleva las aspas. cosa que permitía edificar el cuerpo del molino con ladrillo o piedra, construyendo con madera solamente el casquete y las aspas.

   Las aspas, dispuestas en cruz, estan formadas por un marco con travesaños. sobre el cual se tensa una tela fuerte. El timón, o cola, está constituido por un largo madero solidario del casquete, y se maniobra por medio de un torno. Cuando el molino toma el viento, se suelta un freno. Las aspas arrastran el árbol maestro que lleva la rueda dentada, cuyos dientes o alabes engranan en la linterna. Esta, que gira en un plano horizontal, arrastra a su vez un grueso eje de hierro de sección cuadrada que hace girar la muela. Como la linterna es mucho mas pequeña que la rueda maestra dentada, resulta que a cada vuelta de las aspas corresponden seis u ocho vueltas de la muela superior, llamada volandera, que aplasta el grano contra la solera, o muela inferior, inmóvil. Según la separación que se da a las muelas, pueden obtenerse harinas más o menos finas, desde la sémola hasta la harina en flor.

   El molino de viento se emparejaba a veces con un molino de agua, que era reemplazado por el primero en las épocas de estiaje. mientras se llenaba de nuevo la presa agotada. A la inversa, cuando caía el viento, era puesto en actividad el molino de agua. Destinado al principal a moler solo cereales, el molino de viento sería adaptado después a otras funciones: exprimir el aceite de las nueces, batanear la pasta de papel, sacar agua de un pozo, aserrar la madera. etc. En Holanda, durante cuatro siglos, ha trabajado en la desecación de los polders inundados, achicando el agua por medio de una rueda de cangilones hacia niveles más elevados. En algunas provincias holandesas todavía se utiliza para evacuar hacia el mar los excedentes de agua de lluvia. En cuanto a la molinería, el molino de viento ha sido desbancado por las modernas instalaciones de molienda.



   El molino de agua
   Al principio, los molinos eran movidos por el hombre o por el animal. Después se pensó en conectar, por medio de un engranaje, el eje de las muelas al eje de una rueda de paletas que era impulsada por la corriente de un río. Esta idea condujo a la de utilizar lo mejor posible la energía hidráulica disponible: se construyeron diques, se abrieron canales de derivación, y las gentes se ingeniaron para sacar partido de una isla, o del recodo de un curso de agua. Se montan los molinos sobre pilotes o sobre pontones, y, a veces, se adosan a los puentes. Por otra parte, se logra suprimir el engranaje angular montando la rueda motriz debajo de la muela volandera, y entonces el agua corre por debajo de la cámara de muelas.
   ¡Todo ello pertenece al pasado!