Los cohetes espaciales

   Para explorar el espacio que rodea la Tierra, y viajar hacia planetas próximos o lejanos, el hombre lanza enormes cohetes capaces de transportar astronautas y material.
   Para lanzar un cohete al espacio es necesa­rio, ante todo, contrarrestar la atracción de la Tierra. Además, hay que dotar al aparato de los medios necesarios para su pro­pulsión en el vacío sideral. Estos dos obs­táculos fueron vencidos con el invento de los cohetes espaciales, los primeros de los cuales fueron lanzados en 1957 por los soviéticos. Ge­neralmente un cohete consta de varias secciones, que contienen el carburante y el combu­rente necesarios. Estas secciones van des
prendiéndose una tras otra hasta que el satélite artificial ha sido colocado en la órbita prevista o la nave espacial inicia el viaje proyectado.