Las pirámides de Gizeh

   Las pirámides egipcias fueron construidas para refugiar, proteger y tam­bién en cierto modo esconder las sepulturas de algunos faraones. Las tres más célebres son las que se levantan en la meseta de Gizeh, en el bajo Egipto, en las proximidades de El Cairo.
   Estas tres pirámides fueron construidas por tres faraones, Chéops, Kefrén y Mykerinos. La de Chéops era ya considerada en la antigüedad como una de las siete maravillas del mundo. Se precisaron 30 años y 100.000 esclavos, que eran relevados cada tres meses, para elevar esta montaña de piedra de 146 metros de altura y que descansa sobre una base de 233 metros de lado. La pirámide totaliza alrededor de 6.000.000 de tonela­das y la integran 2.300.000 bloques de piedra, algunos de los cuales pesan en­tre 10 y 15 toneladas. Además de las galerías que conducen a las cámaras se­pulcrales, existen otras falsas galerías destinadas a desorientar a posibles profanadores. Esta obra gigantesca ha resistido 45 siglos, pero ha sido victima de innumerables pillajes.