Los experimentos

   Se dice con frecuencia que Galileo, el famoso sabio italiano, es el padre de la ciencia moderna, porque seña­ló un nuevo camino para la investigación científica: el método experimental.
   Experimentar significa probar o ensayar algo. Actualmente, parece muy natural ha­cerlo; todos los niños y jóvenes realizan muchos experimentos en sus clases de ciencias. Pero en la época de Galileo, se creía que los escritores de la antigüedad habían dicho ya todo cuanto se podía decir respecto a las ciencias.
   Actualmente, los experimentos son parte importante en casi todas las ciencias. Algunos experimentos constituyeron el punto de partida de una rama de la ciencia, como los de Pasteur, para la microbiología, y los de Mendel para las leyes de la herencia.
   La experimentación, para que sea útil, debe hacerse con sumo cuidado. No se puede confiar en unos cuantos hechos ais­lados. El científico repite cientos de veces sus experimentos y lleva registros cuida­dosos de sus resultados.
   Esto es particularmente cierto en el caso de nuevos medicamentos; antes de que se pongan a la venta son sometidos a pruebas durante meses y a veces años.
   Los experimentos en cirugía son los más importantes que hoy se realizan. Pero tam­bién lo son los que se hacen para conver­tir el agua del océano en agua potable, para obtener nuevos alimentos y para combatir la polución del aire y del agua.
   La humanidad espera grandes cosas de los experimentos que se realizan para la aplicación de la energía atómica a fines pacíficos y para los viajes espaciales.