¿Qué pasa con una estrella cuando muere?

La Nebulosa del Anillo se formó
cuando una vieja estrella de masa
similar a la del Sol se deshizo
de sus capas exteriores.
   Nace una estrella cuando se junta una enorme nube de polvo y gas. Gradualmente, la atrac­ción de la gravedad jala estos gases y polvo hacia el centro, para formar una masa sólida. En este proceso se produce mucho calor y pronto la masa se calienta tanto, que principian a efectuarse las reacciones nucleares y la joven estrella comienza a brillar.
   Una estrella de tamaño medio, como nues­tro Sol por ejemplo, brilla intensamente por miles de millones de años. Después de cierto tiempo, se ha gastado todo el combustible del núcleo de la estrella, entonces, las capas exte­riores principian a arder y la estrella crece formando una gigante roja. Finalmente, se des­prende de sus capas exteriores creando lo que se llama una nebulosa planetaria y todo lo que queda en el centro es una estrella pequeña, muy densa, llamada enana blanca. Esta se enfría gradual­mente hasta que sólo es un rescoldo frío y oscuro en el espacio.