El mundo de las algas

   Muchas algas son pequeñas plantas de una sola célula. Son simples, sin flores, sin hojas propiamente dichas, ni tallos. Las algas pueden vivir casi en cualquier lugar, en los troncos de los árboles, en estanques o en el mar. Las algas marinas son las más grandes. Algunas, pueden medir hasta 65 metros de longitud. Crecen al lado de costas rocosas o flotan en la superficie del agua gracias a una especie de "vejigas" o cámaras de aire. No pueden vivir a grandes profundidades porque no tendrían suficiente luz para realizar la fotosíntesis.
   Las algas que viven en la orilla del mar tienen unos filamentos en sus bases, llamados hapterios, que les sirven para adherirse a algún elemento e impedir que sean arrastradas por las mareas.
   En algunos países, como Irlanda y Japón, las algas marinas se cultivan como cualquier otra planta. Se usan para preparar alimentos, como fertilizantes, y para fabricar champú, pasta de dientes y hasta helados.