¿Cómo funciona un imán?

24 de enero de 2012

Si experimentas con un imán, encontrarás que atrae algunas de cosas pero no otras. Recoge clavos, pero no anillos de oro. Recoge agujas, pero no cucharas de plata. El imán está hecho de hierro, y sólo recoge otras cosas que tienen hierro en ellas.

Para ver cómo funciona un imán, hay que imaginar algunas cosas primero. Imagínate que podríamos dividirlo a la mitad. Los científicos lo han hecho, y obtuvieron dos imanes por separado. Al cortar una de las mitades en dos obtuvieron dos imanes más. Ahora imagínate que podríamos dividir una y otra vez el imán de hierro hasta llegar al pedazo más pequeño posible del metal. Este pedacito más pequeño es una molécula. Incluso esta molécula es un imán, también. Cada molécula de hierro es un pequeño imán. El que atrae otras moléculas de hierro hacia sí mismo.

Si todas las moléculas de hierro son imanes, entonces ¿por qué un clavo no es en un imán? ¿Por qué no podemos recoger un alfiler con un clavo normal si este también está hecho de hierro? Los científicos creen que esta es la respuesta: Todas las moléculas de hierro en un clavo están mezcladas sin orden ni concierto. Cada una tira de las demás de una manera sin orden ni concierto. Sin embargo, en un imán las moléculas de hierro se alinean de una manera ordenada. Todas ellas pueden hacer que su atracción se realize de una manera ordenada. Su atracción combinada es tan fuerte que puede atraer otros objetos de hierro hacia ellas y recogerlos.

Seguidores

 
 
 

Archivo del blog

Entradas populares

Índice