¿Cómo funciona el barómetro?

10 de diciembre de 2011

   El aire tiene también su peso, y al igual que todos los demás cuer­pos ejerce una presión, por efecto de la gravedad, sobre la superficie terrestre. A muchos científicos se les ocurrió la idea de medir esta presión, pero quien primero lo con­siguió fue Galileo Galilei, utilizando para ello un tubo muy largo y cerrado por uno de sus extremos. Lo llenó com­pletamente de agua, e introdujo el extremo abierto en un recipiente lle­no de agua: el líquido del tubo des­cendió, deteniéndose a diez metros de altura. Algunos años más tarde, Evangelista Torricelli, alumno de Galileo, quiso repetir el experimen­to con un líquido mucho más pesado que el agua, es decir, con mercurio. El mercurio ascendió por el tubito hasta 76 centímetros. El nuevo apa­rato recibió la denominación de ba­rómetro (en griego, baros significa peso y metron medida). Torricelíi se percató muy pronto de que la columna variaba de altura de acuer­do con las variaciones de presión. Más moderno es el barómetro aneroide (a = sin; neros = líquido), con­sistente en una caja de acero en la que se ha hecho el vacío: la presión exterior desplaza hacia dentro o ha­cia fuera una de sus caras, actuan­do sobre una manecilla que indica los desplazamientos en una esfera graduada, señalando así las varia­ciones de presión y su intensidad. Este tipo de barómetro, llamado también metálico, es menos engo­rroso, aunque también menos exac­to que el de mercurio. Además, an­tes de ser utilizado, tiene que ajus­tarse con un barómetro de mercurio.

barometro

Barómetro

 
 
 

El alcohol ¿es bueno o malo para la salud?

El alcohol ¿es bueno o malo para la salud?
Un balance entre los beneficios y daños de las bebidas alcohólicas

Seguidores

sitemeter

Índice

¿Sabías que..?


LA ENERGÍA DEL SOL
El Sol libera mas energía en un segundo que toda la energía consumida por la humanidad desde el inicio de la historia.

--------------

DOS PIES IZQUIERDOS
Aunque parezca increíble, antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales, lo cual debía ser bastante incómodo.