El molinero


   La rueda del viejo molino continúa girando a orillas del río. El molinero muele con poco gasto los cereales secundarios con los cuales alimentan a los animales los campesinos de los alrededores.
   Los molinos de agua tienen la gran ventaja de disponer de energía gratuita. En otro tiempo eran muy numerosos. Hoy día suelen subsistir en las regiones en que no ha sido modificado el curso de los ríos. El molinero vigila atentamente el canal que le trae el agua del río, regula las compuertas de entrada y mantiene un material que no podría renovar sin realizar enormes gastos. Algunos, aprovechando la producción local de trigo, abastecen regularmente a una red de panaderos rurales. El molinero asegura por si solo la limpieza del grano, la molienda, el cernido y la entrega. Otros se especializan en la producción de harinas de cebada, centeno, alforfón o soja, necesarias para personas sometidas a régimen.