¿Qué es el jabón?

   El agua no ataca ni disuelve los cuerpos grasos que ensucian nuestra piel. En cambio, el jabón fracciona las grasas y la suciedad en pequeñas partículas que se lleva el agua.
   Algunos productos se disuelven en el agua. Sin embargo, los cuerpos grasos resisten su acción si no son emulsionados por medio del jabón o cualquier otro detergente. El jabón divide la grasa en pequeñisimas partículas y envuelve cada una de estas en una finísima película que hace imposible cualquier nueva aglomeración del cuerpo graso. Los jabones se fabrican a base de grasas animales o vegetales, que se hacen hervir con sosa cáustica.