El tajo de Ronda

   El tajo de Ronda, ciudad de la provincia de Málaga, divide la población en dos partes. Sus paredes, perfectamente verticales, alcanzan 200 me­tros de altura. Tres son los puentes que, salvando el tajo, unen la ciudad vieja y la nueva.
   Ronda está asentada en una roca cor­tada en dos mitades por una profun­dísima garganta de más de 200 metros en forma de impresionante tajo verti­cal. Dicha cortada natural separa los barrios del Mercadillo y de la Ciudad. Las calles, regulares y bastante anchas del Mercadillo, o Ronda la Nueva, como también suele denominarse, reafirman su condición de centro comercial y ciu­dadano. Por el contrario, en la Ciudad o Ronda la Vieja, las callejuelas son tortuosas y estrechas, pero pintorescas; poseen arcos, edificios, artesonados y arabescos que revelan su origen y la convierten en un impresionante conjun­to histórico-monumental. Tres son los puentes que unen las dos partes. El puente Nuevo, atrevido y seguro, que data del siglo XVII. El de San Miguelo de las Cortadurias, de origen romano. Y el Viejo, de construcción morisca.