El melón


   Esta planta, que también se deno­mina melonera, pertenece a la familia de las cucurbitáceas; lo mismo que el cohombro, es un Cucumis de tallos rastreros anuales, hojas lobadas y flores acampanadas y bonitas. Es originario de Asia tropical y se cultiva desde época antiquísima, habiéndose formado nume­rosas variedades.
   El melón en todas sus formas tiene un olor sui generis. La corteza del fruto en algunas variedades (como en el cantaloupe) es áspera y reticulada, en otras es lisa y uniforme. La carne puede ser de color salmón o verde. Hay melones que maduran temprano en el verano, pero otros no maduran sino hasta el final de la estación. Estos se pueden empacar y conservar más fácilmente que los tempranos. El melón "Casaba" es grande y presenta anillos de color verde amarillento; su sabor es muy delicado y la carne es de color verde pálido. Otros tienen la piel aún más lisa y la carne de tono verde intenso.
   Las meloneras de cualquier clase deben plan­tarse en terrenos ligeros, sueltos, de buen desagüe y bien fertilizados. Lo mismo pueden sembrarse en hileras que en montículos. Los melones se recogen cuando los sarmientos pue­dan separarse de los tallos sin quebrarse. Cuando hay que enviarlos a largas distancias, se re­cogen en estado menos avanzado.