La Puerta Negra


   Tréveris, ciudad alemana situada a orillas del Mosela, fue conquistada por los romanos el año 56 a. de J.C. Uno de los testimonios del paso de los soldados de Julio César por la ciudad es la famosa "Porta Nigra".
Los arquitectos romanos, cuando eleva­ban una fortificación, cuidaban también de decorarla, para que, al propio tiempo que sólida, fuera también bella. La Puerta Negra era una construcción defensiva cuyos muros estaban forma­dos por enormes bloques de piedra yux­tapuestos, sin cemento. Está decorada con falsas ventanas y con columnas exteriores, como era frecuente en los anfiteatros, arcos de triunfo y otros mo­numentos romanos. Los habitantes de Tréveris, encontrándola sin duda bella, decidieron, en el siglo XII, adicionarle una capilla de estilo... románico. La Puerta Negra, de piedras renegridas por los años, es uno de los más viejos mo­numentos de Tréveris, capital que fue del territorio de los belgas y residencia de numerosos emperadores romanos.