El castillo de Peñíscola


   Domina la ciudad de su mismo nombre, en la provincia de Castellón. Es famoso porque a él se retiró en diciembre de 1415 el antiguo papa Bene­dicto XIII (Pedro de Luna), después de ser depuesto por el Concilio de Basilea.
   Peñíscola está situado sobre una roca que se eleva unos 55 metros sobre el mar, a poca distancia de la costa, y uni­da a tierra por un istmo arenoso y bajo, de escasa anchura, formado por corrien­tes marinas opuestas. Dominan la villa—que fue conquistada por Jaime I y en­tregada a los caballeros templarios—­las ruinas, bien conservadas, de un gran castillo, inexpugnable por la parte del mar, al cual se retiró en diciembre de 1415 el antipapa Benedicto XIII -el papa Luna-, después de ser depuesto por el Concilio de Basilea. En él mantu­vo su corte y sus pretendidos derechos de pontífice hasta su muerte, en 1423. En la actualidad, el castillo de Peñíscola ha sido elegido como escenario natural para el rodaje de varias películas. Una de ellas fue "El Cid".