El castillo de los mayas



   En la península de Yucatán, al sur de México, la ciudad muerta de Chichén-Itzá abunda en ruinas de los siglos VII y VIII. La curiosa pirámide de Kukalkán, llamada "el Castillo", domina una extensa región en la que se están estudiando actualmente numerosos restos mayas.
   En la cúspide de esta pirámide de 60 metros se recorta todavía la silueta de un pequeño templo con apariencia de castillo, de donde procede el sobre­nombre español a este monumento de los mayas. La pirámide tiene nueve pi­sos construidos escalonadamente. Cua­tro escaleras con 91 gradas o peldaños conducen al templo desde los cuatro lados de la construcción. En total suman, pues, 364 escalones, a los cua­les habrá que añadir el que es preciso franquear para alcanzar la plataforma superior; o sea, en total, 365 peldaños correspondientes a los días del año. Alrededor del castillo son visibles las ruinas de un palacio, de un observato­rio, de un frontón y de numerosos tem­plos en los cuales no sería insólito que se realizaran sacrificios humanos.