Las iglesias vikingas

   En Noruega, al noroeste de Oslo, en las poblaciones de Torpo y Borgund, los vikingos edificaron curiosas iglesias que reciben el nombre de "stavekirkes". Están formadas por troncos de árbol colocados vertical-mente.
   Entre los numerosos vestigios dejados por los vikingos, las iglesias de madera son el testimonio de su piedad en los primeros tiempos de su conversión al cristianismo. La iglesia de Torpo, segu­ramente más bella que la de Borgund, ha sido reconstruida en el museo al aire libre de Oslo. La de Borgund, intacta desde su construcción en 1150, está edificada con troncos de árboles escuadrados y recubierta con tejas de made­ra. Tiene un raro parecido con las pago­das orientales, con sus cornisas adornadas con cabezas de dragones, ornamento común a los vikingos y a los asiáticos. Tanto en el interior como en el exterior, estas iglesias están ricamente decora­das con pinturas y esculturas policro­madas.