La Torre del Oro

   La Torre del Oro de Sevilla es un monumento almohade de comienzos del siglo XII que antiguamente guardaba la entrada del puerto de la capi­tal andaluza. Estuvo decorada con entrelazos y azulejos dorados, a los que debe su nombre.
   La Torre del Oro de Sevilla se alza en la margen izquierda del Guadalquivir. Fue construida en 1120 por el goberna­dor de la ciudad, Cid-Abu-el-Ola; for­maba parte de las edificaciones de de­fensa del Alcázar. Debe su nombre al curioso revestimiento de azulejos dora­dos que cubría sus paredes y que, en contacto con los rayos solares, le daba el aspecto de aquel metal.  La torre consta de tres cuerpos; el que corona el edificio es de construcción muy poste­rior. Su planta es un dodecágono y los dos cuerpos inferiores terminan en un antepecho de almenas cuadrangulares. No sólo constituye un baluarte avanza­do, sino también una perfecta defensa del puerto. En tiempo del rey Pedro I el Cruel fue testigo de sus desmanes y venganzas, y en ella se guardaron los tesoros de dicho monarca.