La catedral de Burgos

catedral de Burgos
   La catedral de Burgos es una de las principales joyas del arte gótico. En su construcción, comenzada por iniciativa de Fernando III el Santo, in­tervinieron artistas de la talla de Juan de Colonia, Simón de Colonia y Diego de Siloé.
   La construcción de la catedral de Bur­gos -asombro de las naciones, mofa del viento y de los siglos- fue iniciada en 1221 por el obispo Mauricio, bajo los auspicios del rey Fernando III. Fue abierta al culto en 1230, pero se siguió trabajando en ella durante tres siglos más. La grandeza de su disposición y la perfecta concordancia entre exteriores e interiores determinan que sea nuestra catedral gótica más representativa y majestuosa. Sus tres naves interiores están cortadas por el crucero y rodeadas de capillas, mientras que sus ventana­les ojivales filtran la luz que llega del exterior. Por otra parte, sus bajorrelie­ves, rosetones, ventanales y campana­rios son obra de artistas de la categoría de Juan de Colonia o Diego se Siloé.