El palacio de los Papas

   Huyendo de la inseguridad reinante en la Italia del siglo XIV, siete papas correlativos vivieron en un inmenso palacio feudal, que ellos mismos or­denaron construir y posteriormente ampliar en Aviñón, en el sur de Francia, junto a las riberas del Ródano.
   El palacio de los Papas es, seguramen­te, uno de los más vastos castillos feu­dales que existen. Fue edificado entre 1334 y 1662 bajo el impulso de Bene­dicto XII. Clemente VI e Inocencio VI. Fortaleza y palacio al mismo tiempo, fue durante casi un siglo residencia de los papas. Protegido por gruesas mura­llas de acuasada verticalidad, y por altas torres almenadas de una altura superior a los 50 metros, encierra gran cantidad de salas, capillas y corredores. En este palacio gótico provenzal situó Daudet la acción de su divertido episodio "la mula del papa", en los tiempos remotos en que allí residían los llamados papas de Aviñón.