El palacete de Jacques Coeur

   Jacques Coeur, rico comerciante que trabajó a las órdenes de Carlos VII de Francia, mandó levantar en Bourges, entre 1443 y 1451, una lujosa construcción de puro estilo gótico.
   La residencia particular de Jacques Coeur es considerada una de las más elegantes y típicas construcciones civi­les del gótico del siglo XV. Fue edificada en Bourges, capital de Francia durante la Guerra de los Cien Años, y costó cien mil escudos de oro (Jacques Coeur equilibró la economía del reino de Fran­cia y, de paso, se enriqueció notablemente). Esta residencia, que se halla muy bien conservada y es muy visitada por los turistas, contiene preciosos adornos, esculturas de gran valor y una curiosa cámara acorazada destinada a guardar el tesoro de su propietario, cuyo lema era: "Para un espíritu emprende­dor nada es imposible."