El acueducto de Tarragona


   Es uno de los más bellos monumentos romanos que se conservan en Es­paña. Está formado por dos hileras de arcos superpuestos: la inferior, de 11 arcos, y la superior, de 25.
   Entre la gran cantidad de restos roma­nos que se han hallado en las cercanías de Tarragona destaca el bello acueducto —llamado vulgarmente Puente del Dia­blo o de las Perreras—, que sostenía par­te de la conducción de aguas proceden­te del río Gaya, a 25 kilómetros de Tarragona. Dichas aguas llegaban a la ciudad a través de una galería subterrá­nea de mampostería y cemento y, para salvar un valle que hallaron en su traza­do, los constructores hicieron continuar la conducción sobre un hermoso puente de dos líneas de arcos superpuestos. En la actualidad, las dimensiones del acue­ducto son de 217 metros de longitud por cerca de 24 de altura -en el centro-; el número de sus arcos es de 25 en la parte superior y 11 en la inferior.