La aguja imantada

la aguja imantada de una brújula siempre apunta al norte
   La aguja imantada de una brújula gira en una esfera en la que está representada la rosa de los vientos. La punta de la aguja señala siempre el norte. La brújula (o el compás) permite al viajero, orientarse y seguir la dirección correcta.
   Los imanes se orientan siempre en la di­rección norte-sur de la Tierra. Para ser más exactos, diremos que se orientan en la dirección norte-sur magnética, por lo que, si se desea conocer la situación exacta del norte geográfico, es preciso efectuar una ligera corrección. La aguja de la brú­jula es un imán. En alta mar, en la selva virgen, en una noche sin estrellas, permite seguir un camino determinado sin error posible. Pero hay que tener en cuenta que la proximidad de masas metálicas tras­torna la aguja; deja de señalar el norte y engaña al que confiaba en ella.