¿Cuáles automóviles italianos fueron los primeros en ganar carreras?

   La Segunda Guerra Mundial marcó un alto a las carreras europeas de automóviles, pero después de ella volvieron, con velocidades y con líneas aerodinámicas jamás vistas. Enton­ces los italianos principiaron a tener mucho éxito con sus automóviles del Grand Prix. El Ferrari de 2 litros, número 46, logró los títulos mundiales en 1952 y 1953. Un poco antes, en 1950, el más grande de todos los conductores de la posguerra, Juan Fangio, ga­nó el campeonato del mundo en el otro auto­móvil de carreras italiano que se muestra aquí, el Alfa Romeo 158/9.


Alfa Romeo 158/9