La aventura en un planeador

   Sostenido por sus grandes alas o elevado por el viento, el planeador parece flotar en el aire. Da vueltas, vira, sube o baja a voluntad del piloto. Como no lleva motor, es silencioso.
   Los planeadores tienen forma de avión. Su carlinga, delgada y larga, es extraor­dinariamente ligera y las alas se extienden lo máximo posible, a fin de aumentar la superficie de sustentación. No llevan motor. Para despegar deben ser remolcados por un avión normal o por un automóvil. Las corrientes de aire ascendentes (especial­mente las situadas debajo de los cúmulo-nimbos) les permiten remontarse. Un pilo­to de planeador hábil puede permanecer en el aire hasta dos días y recorrer varios centenares de kilómetros.

planeador en vuelo

Planeador