¿Es posible quitar un tatuaje?

   La gran mayoría de los dermatólogos afirman que la remoción completa de los tatuajes no es posible. Se supone que un tatuaje busca, pre­cisamente, dejar una marca permanente. De allí la dificultad para retirarlo. Sin embargo, muchos de los métodos diseñados para ese propósito han mostrado ser efectivos. El éxito del procedimiento depende de factores como la facilidad de cicatriza­ción de la persona, la localización, el tamaño, la forma en que se aplicó y el tiempo que tiene de haber sido realizado el tatuaje (los más recientes son difíciles de eliminar). También importa el profesionalismo de quien lo hizo. Por ejemplo, un especialista sabe distribuir las tintas a un nivel parejo en la misma capa de la piel, mientras que un aficionado emplea concentraciones distintas en diversos estratos. Otro factor significativo es la tinta utilizada, pues se estima que actualmente hay más de cien productos diferentes para ese propósito. El método más empleado en la actuali­dad para 'borrarlos' se basa en el rayo láser. Toma varias sesiones lograrlo, es doloroso, requiere la aplicación de anestesia y antibióticos locales, y tiene un costo más o menos elevado.

tatuaje retirado en fases