¿Por qué las flores son perfumadas?

   El perfume, al igual que la forma y el color, son elementos del complejo sistema de adaptación de las plantas. Las plantas necesitan de los animales para fecundarse y a veces también para defenderse; los anímales a su vez necesitan de las plantas para alimentarse.
   La naturaleza ha desarrollado toda clase de sistemas que permi­ten a los animales encontrar las flores que necesitan; además se puede pensar que algunas plantas están estrictamente limitadas a los países donde viven ciertos animales. El perfume sirve como señal para el animal que busca la planta. Si bien es cierto que los himenópteros, como las abejas y avis­pas, son atraídos también por los perfumes que nos gustan, co­mo el de la rosa o la madreselva, hay otros insectos como las moscas que, por el contrario, son atraídos por olores desagra­dables: olor de carne en descomposición y cadáveres, o de algu­nas flores como las aráceas, los aromas o los dracúnculus.