Douglas MacArthur

D. MacArthur (1880-1964)
Douglas MacArthur 

Militar norteamericano, héroe de la segunda guerra mundial como jefe de las fuerzas aliadas en el Pacífico; dirigió también las fuerzas de ocupación del Japón con el cargo de jefe su­premo y los ejércitos de las NU durante el con­flicto de Corea. Nació en Little Rock, Arkansas, y cursó sus estudios militares en la academia norteamericana de West Point.

MacArthur desarrolló sus eminentes condi­ciones para el mando y la estrategia bélica en la primera guerra mundial, durante la cual tuvo a su cargo una división estadounidense en los campos de Francia. Organizó la defensa de las Islas Filipinas entre los años 1935 y 1937, en que se retiró del servicio activo. Cuando el ataque a Pearl Harbor, ocurrido el 7 de diciembre de 1941, se reincorporó al ejército y dirigió la re­sistencia en el archipiélago filipino hasta que, obligado a retirarse después de la pérdida de Manila, anunció con un firme y heroico "vol­veremos" su decisión de vencer. Desde Austra­lia dirigió las operaciones que al cabo obligaron a los japoneses a retirarse de los territorios in­sulares conquistados, y en 1945 recibió la rendi­ción incondicional del Japón a bordo del acora­zado Missouri.

Su brillante dirección militar determinó que las potencias aliadas le encargaran el gobierno y la administración del país vencido, en el que introdujo reformas democráticas radicales. En 1950 fue designado para repeler la agresión a Corea del Sur por las fuerzas comunistas. Di­ferencias de criterio con el presidente Truman sobre las tácticas a seguir condujeron a que se le separara del cargo en 1951. A su regreso a la patria se le recibió en sesión conjunta del congreso de los E.U.A. y sus compatriotas le dispensaron máximos honores, después de lo cual se retiró a la vida privada.

El general MacArthur fue una de las grandes figuras militares de la segunda guerra mundial; pero acreditó también condiciones extraordina­rias para la dirección y el gobierno. Persona­lidad fuerte, con aptitud para concebir y eje­cutar, siempre marcó con trazos firmes su trayectoria como estratega y como defensor de la democracia contra las agresiones totalitaristas de uno u otro bando.