¿Quién fue la paciente Griselda?

Griselda despojada de sus hijos
    En una leyenda medieval, Griselda es una joven mujer famosa por su paciencia en las severas pruebas impuestas sobre ella por su marido, por lo que su nombre se ha vuelto proverbial.
    Griselda era la hermosa hija de un carbonero pobre. El marqués de Saluzzo la hizo su esposa. Desde el principio, su marido la trató con crueldad y dureza, pero con la intención, supuestamente justificable, de poner a prueba su obediencia y paciencia. El marqués separó a Griselda de sus hijos, fingiendo que eran condenados a muerte, cuando en realidad fueron enviados para ser educados en otra parte. Finalmente, después de que había soportado sin quejarse toda indignidad y crueldad por parte de su marido, el marqués le informó que tenía la intención de divorciarse de ella y casarse con otra mujer mucho más joven. Incluso en esto, la paciente Griselda no ofreció ninguna queja. Griselda fue despojada de sus ropas finas y enviada de vuelta a casa de su padre. Cuando llegó el día fijado para la boda del marqués, Griselda fue requerida para preparar y darle la bienvenida a la novia. Hizo los preparativos para recibir a su rival con el esmero y dulzura que siempre la habían caracterizado. Cuando la esperada "novia" apareció, resultó no ser la novia, sino la propia hija de Griselda, ahora una hermosa joven. Griselda fue devuelta a su legítimo lugar como la esposa del marqués y se hizo famosa para siempre por su paciencia y obediencia conyugales.
    El origen de la historia es desconocido. Boccaccio la mencionó en el Decameron. Petrarca tradujo la historia al latín; Chaucer la utilizó en los Cuentos de Canterbury. Maria Edgeworth ha escrito una novela titulada La Griselda moderna. En La fierecilla domada de Shakespeare, Petruchio dice de Katharina, "Por la paciencia, será una segunda Griselda."