¿Quién es Tirant lo Blanch?

   Entre los libros más curiosos de caballerías, está el notable Tirant lo Blanch (Tirante el Blanco), ex­tensa novela caballeresca valencianocatalana cuya primera edición apareció en Valencia en 1490, dedi­cada al príncipe don Femando de Portugal, por el autor de la mayor parte de la obra, el caballero Joanot Martorell (murió en 1460); el resto se debe a la pluma de Juan de Galba, de estilo similar al de toda la novela, y ello ha motivado cierta discusión; la parte final supera en gracia y ligereza a todo lo demás.
   El héroe, Tirant, es bretón de nacimiento, hijo del Señor de la Marca de Tirania y de Blanca de Bre­taña. Pero el relato asume inmediatamente señalado carácter hispánico. Las hazañas de Tirant se des­arrollan en el Mediterráneo oriental, escenario de las gestas militares catalanoaragonesas, e idealizan la defensa de la isla de Rodas, la epopeya de catalanes y aragoneses en Oriente al mando de Roger de Flor, y otros episodios similares.
   En Constantinopla, amenazada por los turcos, se casa con la hija del emperador, Carmesina, apresa al sultán y al Gran Turco, convierte al cristianismo a reyes infieles, y en plena gloria, sucumbe ante una enfermedad mortal, posible alusión al trágico fin de Roger de Flor en Oriente. Pero todo se desarrolla en un ambiente de verosimilitud, en el que los héroes son de carne y hueso, y se cubren de gloria sin te­ner que recurrir a encantamientos ni magias. Cer­vantes, en el famoso escrutinio de la biblioteca de Don Quijote, dijo que este libro es "tesoro de contento y mina de pasatiempo". Algún tiempo antes, lo leía en Italia Isabel de Este en su lengua original y lo co­nocían y estimaban poetas como Boyardo y Ariosto